Un día cualquiera en tus emociones

Las emociones nos acompañan todo el tiempo, desde que nacemos hasta el día de nuestra muerte. A diferencia de otras variables que impactan nuestra vida, las emociones no se deterioran ni tampoco se van perdiendo con los años, por el contrario, éstas permanecen junto a nosotros y si las trabajamos podremos usarlas para que la vida tenga más sentido, mayor satisfacción y podamos avanzar de mejor forma hacia nuestros desafíos.


Durante un día cualquiera cada uno de nosotros experimentamos una amplia gama de emociones, de hecho en tan solo una hora o algunos minutos podemos pasar por un abanico amplio de estados internos, los que son gatillados por nuestros pensamientos y que nos impulsan, desde la emoción, a tomar acciones las que muchas veces nos ayudan a lograr lo que queremos y muchas otras nos hacen reaccionar de una forma poco asertiva.


Efectivamente, la mayoría de las veces no somos conscientes de nuestros estados emocionales, estamos acostumbrados a andar en piloto automático, o en el mejor de los casos cuando nos damos cuenta lo que sentimos, nos cuesta distinguir matices e incorporar en esa experiencia las emociones más sutiles que también experimentamos.


Pero ¿por qué es importante tomar consciencia de las emociones que tenemos en nuestro día a día?, son muchas las razones que podríamos encontrar, pero en este post quiero compartir tan solo un par de ellas. En primer lugar, ser más conscientes de nuestras emociones nos ayuda a poder reconocer lo que nos pasa internamente con lo que hacemos en el día a día, poder acceder a la sabiduría que nos brindan nuestros estados internos y con ello podemos tomar mejores decisiones.


Otro beneficio de trabajar nuestra consciencia emocional diaria, es que nos ayuda a reconocer nuestros patrones, es decir, ¿qué pensamientos generan qué emociones en mi? ¿cuando siento dichas emociones, cómo actúo?, el reconocer nuestros patrones podemos entonces comenzar el proceso de elegir cómo actuar, lo que cambia profundamente nuestras vidas, al dejar de reaccionar para poder escoger el camino que vamos a tomar.


La verdad que son muchos otros los beneficios que esto tiene, así como muchos los desafíos que tenemos por delante cuando hablamos de poder trabajar nuestra inteligencia emocional, la cual no consiste en ser más sensible, ni tampoco es sentir que ahora somos monjes y que nada nos saca de nuestro centro, sino más bien el poder tomar consciencia de lo que sentimos, para usarlo junto con nuestra razón y tomar mejores decisiones, potenciar nuestro comportamiento, mejorar las relaciones personales que construimos y tener una vida con mayor satisfacción.

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png