Sacando el freno de mano


Todas las personas que hemos tenido experiencias sentimentales ya llevamos algunas heridas, frustraciones y fracasos a cuesta. Pareciera ser siempre un área de nuestras vidas que resulta compleja, algunas veces trágica, pero que buscamos constantemente con el anhelo de que esas mariposas en el estómago encuentren un lugar en que puedan batir sus alas sin excusas y ojalá acompañándonos hasta el ocaso de nuestras vidas.


Algunas veces nos llenamos de temores y vamos poniendo barreras a nuestras próximas relaciones amorosas con el único objetivo de poder evitar otra desilusión y volver heridos nuevamente a casa. Lamentablemente, este resguardo a veces se vuelve tan irracional que esperamos encontrar las certezas y garantías en algo que nunca las ha tenido.


Solemos ver cómo muchas personas, incluso nosotros mismos frenamos nuestros impulsos y emociones esperando “algo” que no está del todo claro y que pareciera ser más un temor al fracaso que el deseo de construir una relación basada en el amor, la entrega, el respeto y el compañerismo.


Pero ¿cómo saber cuándo debemos jugar nuestras fichas en los temas del corazón?. Personalmente creo que cuando uno se encuentra con esa persona especial se siente, algo en uno y en la atmósfera conjunta se transforma. La mayoría de las veces quizás sin buscarlo, sin pretender si quiera lograr un encuentro de esa manera. Algunas veces cuando todo deja un olor a soledad, viene un viento que sacude todo y se instala en nuestros días para enamorarnos y llevarnos a vivir una experiencia sublime (que muchas veces se parece más a una montaña rusa emocional), y que finalmente nos hace felices, nos da tranquilidad y nos hace sentir que hemos encontrado a la persona que en el fondo siempre buscamos (o esperamos)…


Aprender a disfrutar a nuestra pareja, disfrutar de nosotros mismos y los espacios que construimos en conjunto (tanto los emocionales como los físicos) es una parte importante en nuestro desarrollo y felicidad como personas. Es un área que si andamos con los ojos bien abiertos y nos atrevemos a sacar el freno a nuestro corazón podemos comenzar a experimentar un viaje maravilloso que puede durar tanto como cada uno se dedique a cuidar ese vínculo hermoso que hemos llamado amor.


*Dedicada con todo mi amor a Macarena Salosny. La mujer que me enamora a cada instante.

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png