Los malos consejos del ego


Es cierto que el amor propio es una factor muy importante en la construcción de una vida saludable con uno mismo y con los demás. Quererse, aceptarse y valorar quien uno es, nos sitúa en una situación privilegiada para hacer frente a la vida y avanzar en la dirección de aquello que queremos para nosotros.


Sin embargo, en una cultura de lo individual y la idolatría de la imagen, el ego (que todos tenemos) toma un papel protagónico y tiene licencia para jugar a sus anchas sin importar cuan real o saludable pueda ser alimentarlo sin medidas. Es allí que hay que cuidar no ponerle grandes tacones a la vanidad y el ego que puede devorar todo incluso nuestro intelecto y la capacidad de ver lo que tenemos frente a nuestros ojos.


¿Cuántos líderes o personas con poder han equivocado trágicamente su rumbo pensando en ser imparables en sus deseos? La lista histórica es larga y algo de todo ello debiéramos aprender.


Hay dos supuestos que suelen ser falsos en relación a lo que podemos pensar de los demás. Por una parte, crees que todos los otros están por debajo de mi hombro nos llevará a cometer errores garrafales, categorizando el mundo de una manera minimalista y falta de criterio. Por ello rodearse de espejos y personas que nos adulan puede ser una melodía que acaba por atrofiar nuestro criterio de escuchar lo necesario.


Están quienes piensan que todos los demás son personas geniales e incluso por sobre sus propias cualidades, lo cual también es falso. Usualmente las personas más capaces son quienes más dudas de sí mismo tienen, y como otros han dicho la ignorancia y la necedad brindan confianza y seguridad. Clasificar de manera liviana nuestras vidas y cualidades, y las competencias de quienes nos rodean desbalancean la realidad en que nos movemos día a día y nos lleva a incurrir en errores.


Escuchar los comentarios disidentes y recibir las críticas que nos pueden ayudar a ser mejores, debemos prestarle la atención que merecen en su justa medida y sin olvidar que es tan sólo una opinión. Lo mismo de quienes nos reflejan lo bueno que ven en nosotros, que no deja de ser tan sólo una opinión externa sobre aquello que proyectamos o que otros perciben.


Calibrar el ego inapacible de nuestro interior podrá ser una brújula que nos permita mirar y mirarnos con una mayor justicia. Bajando a nuestro ego de la cima en que pueda instalarse, o levantándolo del foso en que se ha escondido para dejarlo simplemente al nivel del suelo y con la cabeza en alto, con la claridad de lo que uno es y aquello que aún no es pero desea llegar a ser.

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png