El valor de arrepentirnos

Que duda cabe que estamos en un mundo vanidoso y superficial. Me ocurre cada vez que publico una foto personal o un mensaje ligado a "tú puedes" se multiplican los comentarios y los likes, pero no pasa lo mismo cuando hablo de temas que queremos guardar bajo la alfombra, como es el caso del arrepentimiento.


Personalmente me arrepiento de tantas cosas, tantas acciones y omisiones, tantas pérdidas de gente amada, tantas decisiones impulsadas por puro amor propio mal entendido que fueron de destrucción y no de bendición. ¡Lo lamento tanto y hasta las lágrimas!.


Estos días he estado estudiando y reflexionando mucho sobre el perdón, y fue así que llegué al tema del arrepentimiento. Es que no puede haber perdón sin arrepentimiento, pero ese de verdad, el que sale desde el corazón, el que nos deja desnudo con nuestras faltas a la vista de todos, y nos avergüenza de nuestras acciones. Pero claro, arrepentirse es reconocer y hacernos cargo de aquello que nos gustaría no mirar en nosotros mismos, y eso requiere coraje, valor e integridad, porque dolerá, no será el camino fácil, ni traerá más aplausos o apoyo popular. Hacernos cargos, ser responsables, rectificar el camino perdido es impopular, porque parece ser que en el tiempo en que vivimos hacer lo correcto no tiene buena prensa, y nos cuesta discernir con claridad, actuar en rectitud, avanzar en nuestra evolución personal.


Arrepentirnos es un paso crucial para nuestro crecimiento y conlleva dejar cosa atrás, tomar decisiones, hacernos cargo de nosotros y nuestros errores, reconocer aquello que duele, mirarnos las heridas y cicatrices e incluso exponerse a que vuelvan a sangrar un poco antes de cicatrizar del todo. Porque con maquillaje no se aguanta mucho tiempo más.


Todos, absolutamente todos tenemos tantas cosas de las cuales arrepentirnos, pero nuestra ceguera, nuestra ignorancia y orgullo nos limita, nos coarta, nos aprisiona a tal punto que comenzamos a justificar lo injustificable, a encontrar explicación que busca sustentar lo que nunca debimos haber hecho, las fronteras que jamás debimos cruzar, porque todo lo puedo pero no todo es bueno, porque todo lo puedo querer, pero no todo me está permitido, y si cruzo... entonces adelante, pero viene con consecuencia como todo en la vida. ¿Sientes que tu vida es vacía, que no tiene todo lo que te gustaría, que la pérdida es mucho mayor que la aparente ganancia? pues entonces seguramente hay mucho de lo cual arrepentirse, aprender, corregir, reparar, avanzar con paz, pero con la paz que te brinda mirar la verdad a la cara y hacerte cargo, porque interpretaciones hay millones, pero realidad hay una, y eso no cambia aunque nos queramos convencer que todo es un tema de perspectiva.


Te quiero hacer una invitación que no es popular, que no es cómoda, que suena bien, que le falta marketing, una invitación que quizás no compartirás en redes sociales, ni vas a etiquetarte, pero es una que créeme ¡LA NECESITAS!, porque de lo contrario te estás privando de los beneficios de ser mejor, de cultivar paz en tu corazón, de contribuir a un mundo más noble, de ponerte del lado de aquellas personas que vale la pena conocer. No te compares en faltas, todos tenemos muchas de las cuales arrepentirnos, este proceso es contigo mismo, de integridad, madurez y crecimiento. ¿Te sumas?

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png