El miedo como combustible


La vida siempre nos presenta nuevos desafíos y situaciones que ponen a prueba nuestras habilidades y la capacidad de sortear con éxito cada una de las oportunidades que se instalan frente a nosotros. Muchas de ellas nos resultan atemorizantes. ¿Y si no resulta? ¿si no somos capaces? ¿valdrá la pena intentarlo?


El miedo es una emoción natural en los seres humanos, es parte del pack de emociones básicas que traemos desde nuestra llegada al mundo y que nos permite sobrevivir en un entorno que resulta amenazante y peligroso. Las reacciones básicas frente al temor es atacar o escapar y aunque no nos demos cuenta operan en nosotros toda la vida y con mucha frecuencia.


Con la modernidad en nuestra forma de vivir, probablemente esta función básica no cumpla la misma finalidad que si nos encontráramos en la selva luchando cada día por seguir vivos y no ser parte de la cadena alimenticia de otras especies. Sin embargo, el miedo nos acompaña probablemente siempre.


A algunos les genera temor sufrir de alguna enfermedad, o el sentimiento de soledad, quedar sin trabajo o no cumplir las expectativas que los demás tienen (o peor aún, no cumplir las propias expectativas). Hay quienes le temen a morir, y otros a cosas tan simples como buscar un nuevo empleo, comprarse un automóvil o mirar en su interior y hacerse cargo de su proceso de crecimiento personal.


Hay tantos temores como personas y posibilidades de desafíos que nos presenta la vida. ¿Es esto un problema? Yo diría rotundamente que no. El miedo nos ayuda como un indicador que nos permite analizar las situaciones antes de enfrentarnos o realizar actos que puedan tener negativas consecuencias para nosotros mismos. El problema es cuando el miedo se vuelve tan grande que paraliza, que no nos permite dar el siguiente paso y estanca nuestros procesos.


Así como la alegría nos predispone de mejor manera a las acciones, el miedo debiéramos usarlo como un combustible para el siguiente paso. Será el dulce sabor que sentiremos cuando lo hayamos vencido, cuando no sólo hayamos conquistado nuestros proyectos, sino que además nos hayamos conquistado internamente. El temor no puede ser más grande que nuestros sueños y proyectos. Si permitiéramos que las inseguridades y preocupaciones pesen más que la posibilidad de hacer de nosotros aquello que siempre hemos soñado, nos estaremos entregando antes de luchar por aquello que vale realmente la pena.


No existe logro si no hay conquista personal, por pequeña que sea. Un pequeño paso para quien no puede darlo, es un abismo que ha se vuelto alcanzable. Está en nosotros convertir cada duda, cada excusa y cada miedo en un nuevo impulso para llegar más lejos, para demostrarnos lo capaces que somos de construir todas las realidades que hemos visto en nuestros sueños y que se han plasmado en nuestro entorno gracias a todas aquellas personas que decidieron usar su miedo para avanzar y no para quedarse detenido como un simple espectador. La decisión es de cada uno ¿y tú qué harás con tu miedo hoy?

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

+562 2632 5042

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png