El espejo: lo que está dentro también está fuera


Hace pocos días atrás alguien se contactó conmigo para hacerme la siguiente consulta:“¿por qué la gente me trata mal si yo no les hago nada malo?”… claramente frente a esa pregunta de alguien que no conozco me fue imposible decir nada en concreto, y como suele ser en este tipo de cosas una eventual respuesta se encuentra rodeada de varios “depende”.


Qué entiende ella por ser mal tratada y qué significa no hacer nada malo serían dos de las primeras cosas que uno podría empezar a dilucidar con un poco más de detalle. A partir de esta situación, y de su clara necesidad de que alguien le diera respuestas hechas desde el exterior, cual recetario estándar para arreglar la vida, se vino a mi mente un libro que leí hace pocos días, llamado “La Ley del Espejo” de Yoshinori Noguchi.


Este libro cuenta la historia de una mujer, hija, madre y esposa (entre muchas otras cosas, por cierto) que en el intento de resolver ciertos conflictos al interior de su familia debe comenzar a mirar dentro de sí con la finalidad de resolver aquellos asuntos largamente pendientes que se replicaban en su vida actual. De esa manera, el libro busca mostrar cómo aquello que llevamos dentro se proyecta y refleja en el exterior de nuestras vidas, volviendo a replicar patrones una y otra vez que nos frenan, limitan, frustran o simplemente nos condenan a dinámicas que no nos otorgan la plenitud que soñamos para nuestras vidas.


¿Cuánto de aquello que “nos pasa” en la vida es un reflejo de lo que llevamos dentro? El proceso de conocerse y reconocerse, es una hermosa antesala al aceptarse y aceptar a los demás y desde esa apertura cariñosa y respetuosa se vuelve posible integrar dos conceptos transformadores: gratitud y generosidad, con nosotros y desde ahí con los demás. Finalmente, para poder dar y darnos primero debemos tenernos.


A partir de esta explicación del espejo o la proyección de nuestro interior en el exterior se nos abren al menos dos nuevas aristas. Por una parte, aquello que nos entrega nuestro entorno como retroalimentación es una información muy útil y necesaria para saber más sobre nosotros mismos y aquello que no somos conscientes. Es una forma en que podemos reconocernos (desde el prisma del resto) y visualizar ciertos ángulos que nuestra posición nos deja como puntos ciegos de nosotros mismos.


Por otra parte, esta proyección de nuestro interior nos indica que en la vida no “nos pasan cosas” como si fuéramos hojas al viento de verano, sino que somos actores protagónicos de nuestra realidad, tanto presente como aquella que queremos construir para nuestro futuro. Esto lleva la responsabilidad con nosotros mismos, que no siempre es fácil de llevar, pero que nos deja en nuestras manos el destino de nuestras vidas y la posibilidad de ser felices de aquella manera que soñamos. Entonces nos cabe preguntarnos, ¿qué llevaremos dentro para irradiar en nuestras vidas? ¿qué es aquello que proyectaremos desde hoy para nosotros y el mundo?.

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

+562 2632 5042

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png