Cuando sólo vale lo propio


Todas las personas somos diferentes y vemos el mundo desde nuestras experiencias, sueños y percepciones de nosotros mismos y de los demás. Cada uno enfrenta su vida como protagonista lo que nos lleva irremediablemente a asignarle un valor distinto a las cosas que nos ocurren. Finalmente, lo que hacen los demás es simple o normal, “pero si supieran lo que cuesta hacer lo que yo hago”… ¿les suena familiar?


Así como para las cosas positivas un gran número de personas opta por pensar que el pasto del vecino siempre es más verde que el propio; a la hora de cuantificar los esfuerzos la mecánica parece invertirse. Cuando las cosas nos cuestan las valoramos más, y como lo que las demás personas realizan no nos cuesta nada, despreciarlo o devaluarlo se transforma en un ejercicio fácil y “barato” de realizar en el día a día.


Si esto lo llevamos a nuestras relaciones más cercanas, con nuestros compañeros de trabajo, pareja, hijos, amigos, etc, podremos encontrarnos con que el patrón tiende a repetirse.


¿Cuántas veces te han dicho que no valoras lo que hacen los otros por ti? Quizás te ha ocurrido en variadas ocasiones. ¿No crees que quizás sólo valoras tus esfuerzos sin ver lo de los demás?. Si uno midiera a un recién nacido, un niño de dos años, y uno de  cinco, en un carrera de 100 metros, el resultado de quién ganaría podríamos advertirlo con facilidad. ¿Pero qué pasaría si consideráramos el esfuerzo y la entrega puesta por cada uno de ellos para enfrentar la carrera? Quizás el resultado cambiaría. Tal vez un simple paso para el niño más grande, sería una completa maratón para ese recién nacido, entonces ¿cómo vamos a valorar las entregas de cada uno?.


Cuando pensamos que tan sólo lo que a nosotros nos ha pasado, o aquellos logros que nosotros hemos forjado son lo realmente importante, y aquellas cosas de los demás pasan a ser casi anécdotas estamos sembrando un terreno que no entregará los mejores frutos. Es cierto que hay quienes hacen más y otros que hacen menos, sin embargo, lo más probable es que con diferentes herramientas disponibles cada cual entrega su parte.


Valorar lo propio nos debe ayudar a aprender a valorar lo ajeno y comprender que lo de uno es tan válido como aquello de los demás, y que no es regla para medir a nuestro entorno, porque no sabemos las historias y vivencias que hay detrás de quienes nos rodean y que motivan la acción de cada uno.


Entonces, antes de sentir que tan sólo lo tuyo es valioso y tiene mérito, detiene a observar, ajusta la mirada y descubre ese mundo de generosidad, esfuerzos y vivencias que cada personas realiza día a día para sí mismos, y también para ti.

CONTÁCTAME

mail@isaiassharon.com

+562 2632 5042

Avenida Apoquindo 5950,    Las Condes, Santiago de Chile

SÍGUEME

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Spotify - círculo blanco
  • iTunes - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

ESCRÍBEME

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • White YouTube Icon
Logo_Isaías_Sharon_Blanco_.png